BARBARUS. LA CONQUISTA DE ROMA

Comparte....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

 

BARBARUSBarbarus. La conquista de Roma” es la segunda novela del escritor e historiador Santiago Castellanos, profesor de Historia Antigua en la Universidad de León.

La novela está ambientada a finales del siglo IV d.C. y narra la historia de dos niños godos, Dago y Elder, que se ven obligados a huir de su aldea en Gutthiuda, en algún lugar de la actual Ucrania, tras ver cómo su poblado es arrasado por los hunos, y sus familias asesinadas. Al igual que miles de sus compatriotas, buscarán su destino más allá del Danubio, persiguiendo una nueva vida dentro de las fronteras del Imperio Romano. La búsqueda de este sueño les llevará a tener que vivir en el campamento de refugiados situado junto al Danubio en Durostorum, donde el hacinamiento y la hambruna eran sus señas de identidad. Las protestas de los godos ante esta situación y la desidia y corrupción de las autoridades locales romanas les llevarán hasta Adrianópolis, lugar donde se producirá la derrota de las legiones romanas y el asesinato del emperador Valente. Tras varios años de lucha, llega la paz con Teodosio, que promete la entrega de tierras en Moesia y Escitia, permitiendo a los godos la conservación de sus costumbres  y jerarquías, a cambio de que sus tropas pasaran a formar parte de los ejércitos imperiales. Este nuevo escenario permitirá a nuestros protagonistas buscar una nueva vida en una granja de Tracia, donde mantienen una vida apacible, hasta que la fortuita aparición de un enigmático viajero judío marca definitivamente un nuevo rumbo en sus vidas, que les llevará a cruzar el Imperio hasta llegar a la mismísima Roma, donde Dago y su familia buscarán su hueco en la capital del mundo. Así, en Roma, llegará la oportunidad de Dago de demostrar sus grandes habilidades como orfebre.

 

En esta novela, Santiago Castellanos relata, de modo magistral, el tiempo en el que los godos se instalaron dentro de las fronteras del Imperio Romano, gracias al acuerdo firmado por el emperador Valente y mediante el cual les permitía asentarse en la provincia romana de Tracia y cultivar sus tierras, a cambio de su conversión al arrianismo, y su participación en el ejército romano. El incumplimiento de las promesas por parte de los emperadores romanos provocó sucesivas rebeliones de los godos, no contra el Imperio Romano en sí, si no buscando el cumplimiento de los compromisos asumidos. En este escenario surgiría la figura de All Reiks, Alarico, el rey de los godos, que participaría de lleno en las luchas de poder por el cetro imperial, pactando primero con Arcadio y posteriormente con Estilicón. La caída en desgracia de éste último y los compromisos incumplidos de Honorio provocaron el asedio y saqueo de Roma, hecho a su vez que supuso un punto de no retorno en la relación de los godos con los romanos, como bien experimenta Dago con su amada Roma.

 

Uno de los aspectos que más nos llama la atención de la novela son los paralelismos que podemos encontrar entre la descripción del Imperio Romano que realiza Santiago, y la época actual, en temas tan relevantes como la problemática de los refugiados – su recepción y su integración en la sociedad romana o en la occidental- y la corrupción. No es difícil imaginarse la situación de los godos, en los campos de refugiados a orillas del Danubio, cuando podemos ver a diario, a través de los medios de comunicación, las duras condiciones en las que viven en los campamentos de refugiados de Oriente Medio. La decepción/desilusión creada entre los inmigrantes cuando descubren que el paraíso soñado no existe, ya fuera en el Imperio Romano o en la Europa occidental moderna,  lleva a algunos a rebelarse de un modo agresivo y equívoco, paradójicamente no en los primeros inmigrantes sino en las segundas y terceras generaciones que ya se han desarrollado plenamente en el nuevo entorno, y deseando, como el personaje de Waldo,  la aniquilación del mundo en el que vive y el que ha permitido prosperar a sus padres. La corrupción, tan visible por desgracia en estos tiempos de crisis que vivimos, se personifica en la novela en la figura del comes Lupicino, representante del emperador en Tracia, que busca su beneficio y lucro personal a costa de los godos, en vez de cumplir los designios imperiales. Quién sabe si la historia hubiera tomado otro camino si  Lupicino no se hubiera dejado llevar por la codicia y  hubiera facilitado la entrega de tierras a los godos, los nuevos inquilinos del Imperio, circunstancia que hubiera podido facilitar su integración y que realmente hubieran tenido motivos para defender el Imperio y sus tierras de cualquier amenaza externa o interna.

 

En la novela, Santiago Castellanos narra la historia en tres diferentes escenarios: a) Barbaricum, en la lejana Gothia, hogar de los protagonistas, con los acontecimientos acaecidos en el año 376 d.C.;  b) Imperium,  que abarca dos décadas, desde el 376 d.C. hasta el 396 d.C., en el que desde el campamento de refugiados de Durostorum, acompañaremos a nuestros héroes en la victoria goda y la estrepitosa derrota del emperador Valente en Adrianópolis, la búsqueda de una tranquila vida campesina en Tracia,  o el viaje hacia Ostia y Roma, emprendido junto con el judío Shelomo; c) Roma, la capital imperial donde Dago y Elder consiguen instalarse en el 396 d.C. y donde permanecerán hasta los convulsos acontecimientos del 410 d.C. que culminan con el saqueo de la ciudad por las huestes de Alarico en agosto de dicho año.

 

En definitiva, “Barbarus. La conquista de Roma”  es una muy buena y entretenida novela que nos permite adentrarnos en los convulsos años del último cuarto del siglo IV d.C., desde la óptica de los godos, descubriendo su lucha y sus deseos por integrarse en un mundo nuevo, en busca de nuevas oportunidades y un mejor modo de vida.

 

BARBARUS. LA CONQUISTA DE ROMA

EDICIONES B  (2015)

ISBN: 978-84-666-5649-8

Comparte....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Una respuesta

  1. sustancianigra

    La estoy terminando, realmente cautivadora. Santago Castellanos escribe y describe también en modo cinematográfico muy adecuado para nosotros, lectores que crecimos con el cine y la televisión en nuestros hogares.

Dejar una opinión