AL SERVICIO DEL IMPERIO. Una cohorte cántabra en Judea.

Comparte....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

AL SERVICIO DEL IMPERIO

“Al Servicio del Imperio. Una cohorte cántabra en Judea” es la última novela (la sexta) del exitoso escritor cántabro Pedro Santamaría (Santander, 1975). Esta novela es la cuarta que leo del autor, y la tercera que reseñamos en este blog, tras Godos y El Águila y la Lambda. Tengo que decir que considero a Pedro como uno de los más interesantes escritores de novela histórica de nuestro país. La publicación de sus novelas genera cada vez mayor expectación e interés. Sus dos últimas novelas, Rebeldes y Godos, fueron nominadas en los premios Hislibris a la mejor novela histórica.

 

En “Al Servicio del Imperio. Una cohorte cántabra en Judea”, Pedro Santamaría aborda la primera guerra judeo-cántabra desde la óptica de un grupo de jóvenes cántabros alistados en una cohorte auxiliar romana y destinados a las áridas tierras de Judea para ayudar a mantener el orden y la ley de Roma

 

La novela está escrita en primera y tercera persona, alternando capítulos con ambas situaciones. El protagonista que nos narra sus aventuras y experiencias en primera persona es un joven cántabro, Noreno, alistado con el nombre romano de Casio Calpurnio Capeno. Nos cuenta su historia durante los cinco años que transcurren desde su alistamiento en el ejército romano en la primavera del 65 d.C., tras dejar su aldea de Cantabria, acompañado de su inseparable amigo Arán, hasta la toma de Jerusalén por las legiones romanas comandadas por Tito durante la primera guerra judeo-romana. Esta historia nos es narrada, en paralelo, en tercera persona, a través de los otros personajes centrales de la novela, como son el propio Arán y el prefecto Valerio.

 

La trepidante narración de Pedro Santamaría nos lleva a vivir en nuestra propia piel, ya seas proclive al bando romano o al judío, históricos acontecimientos como el desastre romano en Judea, acaecido en Beth Horon en el 66 d.C. donde prácticamente fue exterminada una legión entera, y los asedios de Jotapata y Jerusalén, el primero alargado gracias a los conocimientos militares y poliorcéticos de Yosef ben Matthias, más conocido por su nombre romano, Flavio Josefo, y el segundo, un interminable y espeluznante asedio que culminó, como sabemos gracias al propio Flavio Josefo con el saqueo de Jerusalén y los tesoros del templo, inmortalizados además en el monumental arco de Tito en Roma.

 

Desde el punto de vista de la Historia, uno de los muchos puntos de interés de la novela es cómo aborda el autor la formación de las cohortes auxiliares. Cuando un servidor escribió “El Muro de Adriano y los Auxilia”,  uno de los aspectos que más me interesó era la continuada e ingente presencia de soldados auxiliares en los lindes del Imperio. Tradicionalmente, uno asocia y relaciona el ejército romano con las legiones y no tanto con estas unidades auxiliares, inicialmente formadas por jóvenes, no ciudadanos de Roma, procedentes de todos los rincones del Imperio romano. ¿Qué motivaba a jóvenes pertenecientes a pueblos que habían sido masacrados y  sus tierras conquistadas por las legiones romanas a integrarse en el ejército romano?. Pedro aborda esta cuestión en la novela de un modo muy interesante. La Pax romana de Augusto había provocado que los jóvenes habitantes de pueblos y aldeas tuvieran como único modo de vida el trabajo en el campo; las ancestrales guerras entre tribus y clanes de distintos pueblos habían llegado a su fin en esta nueva era. El alistamiento en el ejército romano era la única posibilidad de salir de aquel “aburrido” modo de vida y éste tenía que ser a través de las unidades auxiliares romanas. Otros jóvenes es posible que se alistaran por otros motivos más oscuros, buscando el modo de rebelarse desde dentro contra el poder de Roma. Probablemente, lo que la mayoría de estos jóvenes reclutas desconocían en el momento de formalizar su compromiso, era que éste se extendía a los siguientes veinticinco años de sus vidas. Todas esta cuestiones, esta amalgama de sentimientos, muchas veces encontrados, quedan brillantemente plasmados por Pedro en los distintos componentes de la Cohors II Cantabrorum.

 

Sin duda alguna, os recomendamos la lectura de “Al servicio del Imperio. Una cohorte cántabra en Judea”, una interesantísima novela que os acercará a la Palestina de la segunda mitad de la primera centuria de nuestra era, a un momento clave en la historia del pueblo judío, la destrucción del segundo templo de Jerusalén, conmemorado anualmente en la fiesta del Tisha b’Av.

 

 

AL SERVICIO DEL IMPERIO. Una cohorte cántabra en Judea (Pedro Santamaría)

Editorial Pàmies (2018). 491 páginas

ISBN: 978-84-16970-77-3.

Comparte....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Dejar una opinión